Caracas, 8 de mayo de 2022

No a todos les perjudicó la pandemia, y dentro de los “beneficiarios” no se encuentran únicamente las empresas del sector salud. Ni tampoco las funerarias, que siempre resulta macabro pensarlo, pero a su vez real. Si bien el cine sufrió y hubo un retraso mundial en las nuevas entregas, los servicios de streaming (que poseen millones de títulos) fueron los grandes ganadores de la cuarentena.

Netflix lo había ya anunciado su principal adversario era el sueño. Claro, considerando que las personas pasan un tiempo promedio en la calle, buscaban luchar contra aquel impulso natural de desconectarse y descansar. Lo que ni ellos pudieron predecir es que, a finales de 2019, una pandemia nos encerraría por más de dos años y que sus servicios se convertiría en uno de las alternativas preferidas para el entretenimiento.

Eso cambió y la cuarentena se empezó a flexibilizar a nivel mundial. Pero los servicios de streaming necesitan fieles suscriptores, adeptos como una iglesia, y el estar venciendo al virus (o, simplemente, aprendiendo a vivir con el) le quita feligreses. Al menos eso se estima que es una de las causas de la pérdida que tuvo Netflix de más de 200.000 suscriptores en lo que va del trimestre de 2022. Es la primera vez en su historia que experimentan una caída así. La plataforma, que tiene más de 220 millones (una población que sólo superan 5 países en el mundo) está pensando, incluso, en meter publicidad. Esto sin contar los usuarios compartidos, aquellos que gozan de la plataforma sin pagar. En Venezuela sabemos bien de esto, ya que una suscripción puede dar hasta para 4 pantallas. Esto eleva la cifra, y considerablemente. Un tercio más, más de 300 millones de usuarios que disfrutan, pero no todos pagan.

Existen otras causas, la guerra en Ucrania es seguramente una de ellas. Suspendieron su servicio en Rusia y en Ucrania actualmente no hay mucha templanza para ver series. Además, la competencia es rampante. Ya Netflix no es la única opción: Apple, Disney, Hulu, Prime, etcétera, una cantidad de servicios que quieren una parte de la torta de usuarios. Las proyecciones son de pérdida, dos millones de usuarios en 2022. Lo que alerta los mercados, que son hipersensibles al futuro.

La última es referente al contenido que publican, que responde a un agenda exagerada de una sociedad inexistente. Entre monarcas europeos de tez oscura, adolescentes terriblemente promiscuos, no binarios por doquier, infidelidades, bisexualismo constante y mujeres con nueve meses de embarazo disparando y haciendo mortales en el aire, pareciera que la nueva minoría en las series de televisión son los heterosexuales blancos y las familias funcionales. No se me vaya a malinterpretar, la concientización social es necesaria, pero la agenda progresista parece ser el único fin de estas plataformas, poniendo en segundo plano el entretenimiento. 

El éxito de estas plataformas está en crear un contenido para todos y así abarcar el mayor número de subscriptores. Netflix se ha ido convirtiendo en un gran partido político y, como todos, no nos sorprende que tenga sus seguidores y detractores. 

Nota al pie: el hombre QR

¿Cómo será el futuro? Difícil de saber. Sobre todo porque quizá ya vivamos en el. Patrick Puamen quiso adelantarse y convertirse en una suerte de androide artesanal. Se ha inyectado 32 microchips, casi uno por cada año de vida, tiene 37. Pero pretende continuar. Los mismos le sirven para muchas cosas, sobre todo para salir con las manos vacías de casa. Puede pagar a través del contactless, es decir, acercando la mano al punto de venta, lo que le permite dejar la billetera en casa. También puede dejar las llaves y abrir todas las puertas de su casa (incluyendo el estacionamiento). Dice estar contento y no poder regresar a ser un humano normal. Ha conocido la comodidad tecnológica y ya no pretende volver al antiguo papel moneda o tarjeta de plástico.

Los nuevos humanos me imagino que tendrán nuevas enfermedades. No sé si pueda existir una “intoxicación tecnológica”, pero seguramente lo podrán hackear. El humano siempre que innova busca hacer el bien y el mal. Es el balance, la síntesis, de la humanidad. 

@NelsonTRangel

www.netrangel.com

nelsontrangel@gmail.com