Caracas, 14 de agosto de 2022

En el mundo de la cancelación, mientras más progresista, inclusivo y disruptivo, mejor. Las marcas se disputan la atención mediática organizando campañas que visibilicen a la diversidad. Siendo, quizá, el mes de junio uno de los más movidos con la agenda, puesto se considera el mes del orgullo y de la diversidad en general.

España es un santuario en este sentido, sirviendo muchas veces de refugio para aquellos que no encuentran en casa aceptación. Con una política casi unánime de inclusión y un mensaje claro que busca tumbar paradigmas del pasado. Ejemplo de ello fue la campaña del gobierno respecto al verano. “El verano también es nuestro”, dice la publicidad. Enseñando a cuatro mujeres distintas en color y en peso. Una, incluso, sin la parte de arriba del traje de baño, practicando el topless y enseñando que carece de una mama. Ione Belarra, ministra de Servicios Sociales, acompañó la campaña con un mensaje: “todos los cuerpos son cuerpos de playa. Y de montaña”.

O no todos, porque el escándalo que desató fue contraproducente. Una de las mujeres que posa en la publicidad fue editada para removerle su prótesis de pierna y agregarle una de carne y hueso. “Todos los cuerpos son de playa”, salvo que tengas una prótesis, supongo. En este caso, cabría quitarla. Pero a Sian Green-Lord, se le unieron también las otras. Nyome Nicholas-Williams y Fitz Patrick (la de los senos descubiertos) aseguraron que sus fotos fueron usadas sin su consentimiento. Una rareza, sin duda. Despertar un día y ser la imagen promocional de un gobierno extranjero.

El camino al infierno está lleno de buenas intenciones. Aunque cuesta pensar cuál fue la intención que tuvo el desarrollador de la campaña al momento de editarle la pierna a Green-Lord. Es probable que, ante la ausencia de permisos de imagen, pensaron que así sería menos reconocible. O al menos esto me gustaría creer.

 Nota al pie: la corbata

La corbata es uno de esos artículos de transculturización más exitosos. Pertenece a la moda europea, pero se ha universalizado a todo el orbe. Al punto que, si bien todos los países tienen sus códigos de vestimenta, la corbata representa la formalidad por excelencia. Basta con ver una cumbre internacional para notarlo. O al presidente de China, que la lleva siempre. En Venezuela, Maduro, ha querido balancearlo con el liquiliqui, que es tan formal como una corbata. Pese a ello, jamás logrará desplazarla.

La corbata es, además, un elemento político. No sólo combinando sus colores podemos dar un mensaje, sino que, su ausencia, hace un ruido tremendo. Y no quiero entrar en la frivolidad de la estética, el no tener corbata suele querer expresar un mensaje. Así lo vimos en la última cumbre del G7, en donde los mandatarios se la quitaron en protesta (y burla, si se quiere) hacia Putin. Según, era una forma de emular las fotos que suele tomarse el presidente ruso, sin camisa, sobre un caballo y pescando. Otros dicen que fue un acto de rudeza, demostrando que se está listo para la batalla. Faltó quitarse también la chaqueta y remangarse las mangas.

Pero el mensaje más extraño provino de Pedro Sánchez, quien se la quitó para contribuir al ahorro energético. Y no sólo eso, sino que le pidió a todo su gabinete hacerlo. Hace diez años el entonces Ministro de Industria, Miguel Sebastián, ya lo había propuesto. Una medida extraña cuya contribución es ridícula a las emisiones de gas. En mi ignorancia, pensaba que, el no usarla, ahorraría agua por no tener que lavarla. Pero tampoco recuerdo la última vez que tuve que lavar una corbata. En cambio, al parecer, dejar de usarla, nos haría querer encender menos el aire acondicionado; argumento de mayor sentido. Aunque seguramente será la chaqueta la que mayor calor nos genere. 

Las temperaturas en Europa baten récord cada año. Madrid vivió los 45 grados centígrados en plena primavera, aún faltándole para el verano. La corbata es un ejemplo simbólico, y querer eliminarla puede ser el comienzo de una nueva era. En su lugar, propongo la guayabera. Si van a tener el clima del Caribe, conviene entonces también adoptar su moda.

@NelsonTRangel

www.netrangel.com

nelsontrangel@gmail.com